Smart ideas for smart cities

Vivo en una ciudad smart, o eso es lo que me cuentan todos los días los periódicos y medios de comunicación locales. Mi ciudad es Smart porque han puesto unos postes que me indican si hay plazas libre de aparcamiento en la calle por la que conduzco. Seguro que lo es por muchas más cosas, pero esa es la sensación que me queda a mi y a mucha de la gente con los que hablo.

Luego hay días en las que charlo con personas que participan en alguno de los proyectos de mi ciudad smart y me cuenta que sus proyectos son estupendos que nos van a beneficiar a todos y que tal y que cual.

Entonces, ¿cual es el problema?, ¿por qué tengo la sensación de que esto es un cuento?. La respuesta es muy sencilla, no nos han sabido contar cual es nuestro proyecto smart, se han olvidado que las ciudades las hacen sus ciudadanos y que a estos hay que contarles las cosas de forma clara y mostrando un beneficio. Si, si, has leido bien, un BENEFICIO. 

Y un día llegan los señores de Ogilvy y se sacan una acción publicitaria  que habla de smarts cities. Simple, directa, efectiva, original y que pone en valor el termino “smart”. Resulta que te invitan a participar en el proyecto, quieren que les cuentes que piensas, que ves, que mejorarías de tu ciudad, como lo harías….. espera, espera, que eso tambien lo tengo en mi ciudad pero nadie me lo ha sabido contar.